Las Bailarinas del Templo

5 febrero 2014 - Danza de la India

El alba despunta  en el horizonte, la luz del nuevo día da comienzo a la vida en el Templo. Luego del aseo personal y vestida con ropas limpias las Devadasis (servidoras de dios) se preparaban para la primer adoración del día que se hace a la deidad que rige el Templo al cual pertenecen.

Por medio de intensa devoción, repetición de mantras y ejecución de ritos, la gracia de Dios se manifiesta en una imagen. Este proceso se lleva a cabo en ceremonias especiales realizadas por sacerdotes. En ocasiones, dicha energía espiritual concentrada en una imagen concreta extraordinarios milagros en templos y lugares sagrados. Tal manifestación divina que desciende se llama Archavatara. En los templos donde se practica esa atención personal de la deidad, la vida tiene una rutina devocionalmente planificada para los diferentes momentos del día.

Devadasis1Se buscaban flores para el puja y se hacían guirnaldas que luego eran colocadas a la imagen del templo, se limpiaba cuidadosamente la imagen y el espacio en donde esta reside. Durante la mañana en las primeras horas se bailaba el pushpanjali una danza donde se ofrecían flores en honor a la deidad, luego podían ejecutarse otras danzas.

Era muy importante la presencia de las Devadasis durante Chayaratchai Puja, el ritual del atardecer realizado por los sacerdotes, en el cual durante el Diparadhana u ofrenda de luces, en un momento determinado uno de ellos, luego de haber purificado con gotas de agua la kumbhadipa o lámpara de luz, se la entregaba a una Devadasi. Ella efectuaba el Kumbharati moviendo dicha lámpara en círculo frente a la deidad, otras Devadasis la abanicaban, otro grupo de ellas cantaban cantos auspiciosos y otras bailaban.

Otra tarea muy importante era cuando la Deidad salía en procesión donde las Devadasis la acompañaban bailando; abriendo su camino y disipando todo lo malo.

Al igual que en las Festividades especiales donde bailaban en el NattaMandir del Templo, sala especial dedicada a la danza, donde con su arte contaban las historias de las deidades al pueblo y así formaban parte de la transmisión del conocimiento.

Ellas creaban a través de sus interpretaciones, una atmósfera de mágica belleza, despertando en los presentes sutiles emociones y llenando sus corazones de paz y felicidad.

devadasisHubo Devadasis en todas partes de India aunque se las llamaban de forma diferente, en Orissa eran Maharis; en Andhra: Sanis; en Karnataka: Sules; en Kerala: Devadiccis; en Maharashtra: Murlis; en Assam: Natis; en Manipur: Maibis.
Si bien existían diferencias entre sus estilos de danzas, indumentaria, idioma, costumbres y tradiciones, todas tenían en común su dedicación a Dios y al arte.

Llegaban por diferente motivos siendo aún niñas al Templo en donde eran instruidas en el arte de la Danza, la Música o el Canto.

El proceso de iniciación y consagración a la deidad de un Templo se realizaba de acuerdo con antiguas tradiciones, siguiendo ciertas reglas,  diferentes en cada lugar, pero todas forman parte del mismo objetivo.

En una fecha propicia, elegida cuidadosamente por un astrólogo, la futura Devadasi sentada en un caballo ricamente adornado y rodeado de una alegre procesión con músicos tocando era conducida al Templo. Al llegar se depositaban a los pies de la Deidad una bandeja de metal conteniendo ofrendas para el ritual, una hermosa tela y el Tali o collar con un pendiente de oro, símbolo del matrimonio hindú. La niña se sentaba frente al altar y el sacerdote comenzaba a realizar la ceremonia religiosa, colocando finalmente el Tali alrededor del cuello de la jovencita, con lo cual ella quedaba convertida en la esposa de la deidad.

Ese día recibía su primer lección de danza. La paraban sobre un montón de arroz, mientras dos Devadasis sostenían frente a ella una tela para que pudiera tomarse de ella con las manos, al mismo tiempo que el maestro de baile le movía los pies al compás de las sílabas rítmicas características de la danza clásica de la india.

Con esto quedaba iniciada en el arte al que dedicaría su vida.

Es importante aclarar que también había Devadasis en los Templos de Diosas, el matrimonio es una consagración una comunión con la Deidad donde lo femenino o masculino era trascendido.

Una ves consagrada comenzaban sus estudios y entrenamiento artístico que continuarían durante muchos años, adquiriendo así una cultura mucho más amplia que la mayoría de las demás mujeres.

Ellas en su condición de Nityasumangalis o eternamente auspiciosas, nunca podían quedar viudas, ya que estaban casadas con lo Divino,  estaban libres de esa desgracia, una de las peores que podía tener una mujer en esos tiempos.

devadasis3Luego de completar su instrucción, se preparaba para entrar al servicio del Templo. El día elegido por el astrólogo era ricamente vestida con ropas de danza, participaba de la ceremonias correspondientes, movía por primera ves la lámpara con luz, kumbhadipa, frente a la deidad principal y bailaba pushpanjali y otras danzas.
Los Templos fueron las universidades de la India antigua, el lugar donde el arte y la devoción floreció en todo su esplendor.

El concepto de que el arte dirigido hacia el interior del ser se transforma una religión y la religión proyectada hacia el exterior se expresa en creación artísticas, se concreto en los templos de la india, en los que se unen la belleza y el esplendor del arte con la devoción y la exaltación religiosa.

Bibliografía Danzas Clásicas de la India por Myrta Barvie.

Escuela de Danza Clásica de la India DurgaMa www.durgama.com.ar
Dirigida por Silvia Rissi

Enviar por WhatsApp

Danza Clásica de la India.

Publicado el 05 febrero 2014 | Ver sus artículos | +Silvia Rissi

Dejá tu comentario

Su email no será publicado. Campos requeridos *

Top